Abajo del templete 3

Semana ocho

 

Por Jorge Aguilar Pinto

Jun 11, 2020 | Abajo del templete

En México nacimos para celebrar, para entonar las mañanitas en el día de tu santo, para correr tras la pelota (tuya, mía, te la presto) y agitar banderas de la selección nacional, y al mismo tiempo o pocas horas o días después, estar hasta la madre del gobierno de EPN y gritar consignas en su contra, o consignas morenistas en los mítines de AMLO.

 

Niños en bicicletas y banderas de Morena

Tarde de lluvia, bicicletas y elecciones. Niños chiapanecos en bicicletas y con banderas de Morena, durante las elecciones de 2018. Foto: Jorge Aguilar Pinto

Nacimos para persignarnos mientras sostenemos con fervor una estampita de la Virgen de Guadalupe, y desde todos los rincones de México corremos maratónicas jornadas hasta la basílica, arrodillados, mojados, sucios y con la ropa hecha jirones.

Pero también nacimos para celebrar independencias y revoluciones, para entonar corridos zapatistas, villistas y floresmagonistas, para rememorar a los abuelos y las abuelas de la patria, para avanzar contra Palacio Nacional y prender fuego a sus puertas, enloquecidos, mientras el ejército a las órdenes de la tiranía priísta nos dispersa, y corremos por la avenida furiosa, repleta de muchos de nosotres.

Nos gusta invadirnos con la fuerza de las multitudes, creer en leyendas vivas y enmascaradas, capaces de redimir el mundo en películas, de sostener la batalla hasta el final contra las momias, pase lo que pase; nos gusta esperanzarnos en los mundiales, aunque el Tri sea eliminado en octavos; nos encanta celebrar, enardecidos, los goles brasileños en la final del torneo de futbol más importante del planeta.

Ante eso, la pejemanía nada puede hacer, salvo esperar su turno en la euforia mexicana.

Porque en México nacimos para festejar a la muerte, para inventar motivos de celebración, para cantar con alegría canciones tristes, para invitar los mezcales y decir ¡salud! con desconocidos, en El Tenampa o en cualquier cantina que se respete.

Y porque ya estamos hartos de una campaña electoral larga, desgastante para muchos, y un trámite legal y burocrático para otros.

Por eso y porque este primero de julio seremos muchas y muchos que #abajodeltemplete saldremos a votar, históricamente, en casillas que nos quedaran pequeñas, a nosotres, que somos el grandioso, complejo y fascinante, pueblo de México.

* Este texto, escrito en junio de 2018, sirvió para acompañar el material visual obtenido mediante  la cobertura fotográfica #Abajodeltemplete, convocada por el Colectivo Fotográfico Tragameluz, y cuyo objetivo fue que fotógrafos amateurs y profesionales documentaran el proceso electoral de 2018, buscando fijar los reflectores en ese gran actor político, protagonista de la historia: el pueblo mexicano. 

error: Content is protected !!